Annie Ernaux

Diario del afuera | La vida exterior

Traducido del francés por Sol Gil

diario-del-afuera-ernaux-tapa

+ Dossier

Radio/grafía del libro

Bruno Blanckeman

Carto/grafía de Cergy-Pontoise

Antonio Werli

Foto/grafías

LN Gauthey y Siewmei Ong

Nota del traductor

Sol Gil

2015 | 198 páginas | 20 x 13 cm

ISBN: 978-987-1583-81-2

CONSEGUÍ EL LIBRO aquí


LA AUTORA

annie-ernaux-foto

Archivos privados Annie Ernaux. Reservados todos los derechos.

Annie Ernaux (1940) creció en Yvetot, un pueblo de Normandía, en Francia. Desde los años setenta vive en Cergy-Pontoise a 50 km de París, una “comunidad de aglomeración” surgida por ese entonces de la nada misma. Desde su primer libro Les Armoires vides (1974), su obra está fuertemente marcada por la voluntad de “escribir la vida”. Es una de las autoras más relevantes de la literatura francesa actual. En 1984 obtuvo el Premio Renaudot por La Place y en 2008 el Premio Marguerite-Duras y el Premio François-Mauriac por Les Années. La totalidad de su obra fue recompensada con el prestigioso Premio de la Lengua Francesa.
Sus libros se tradujeron a más de veinte idiomas. En España se publicaron, entre otros, El lugar, Pasión simple, El acontecimiento y Los años. Por primera vez es traducida en Latinoamérica.

LA TRADUCTORA

Sol Gil nació en Buenos Aires en 1982. Es traductora literaria, profesora e investigadora en literatura francesa actual. Es licenciada en Filología Francesa (Universidad de Barcelona) y Magíster en literatura francesa contemporánea (París 3-Sorbonne Nouvelle). En 2013 participó al programa “La Fábrica de Traductores” del Colegio Internacional de Traductores Literarios de Francia.


Diario del afuera

Desde 1985 hasta 1992 transcribí palabras, escenas, capturadas en el tren RER, los hipermercados, el centro comercial de la Ciudad Nueva, donde vivo. Me parece que así quise retener algo de la época y de la gente que cruzamos solo una vez cuya existencia nos atraviesa desencadenando confusión, rabia o dolor.


La vida exterior

Releyendo estas páginas me doy cuenta de que ya olvidé muchos hechos y escenas. Hasta me parece que no soy yo quien los transcribió. Son como huellas de tiempo e historia, fragmentos de ese texto que escribimos todos simplemente viviendo. Sin embargo, también sé que en las anotaciones de esta vida exterior, más que en un diario íntimo, se dibujan mi propia historia y las figuras de mi semejanza.

Annie Ernaux


booktrailer

 Hace veinte años que vivo en una ciudad nueva, a cuarenta quilómetros de París, Cergy-Pontoise. Antes, había vivido siempre alejada de la capital, en ciudades donde había inscriptas marcas del pasado y de la historia. Llegar a un lugar salido en pocos años de la nada, privado de toda clase de memoria, de construcciones desperdigadas en un territorio inmenso, de límites inciertos, constituyó una experiencia desconcertante. Estaba absorbida por un sentimiento de extrañeza, incapaz de ver otra cosa que no fueran las explanadas barridas por el viento, las fachadas de hormigón, rosa o azul, el desierto de las calles residenciales, las casas idénticas. La impresión constante de estar flotando entre el cielo y la tierra, en un no man’s land.

 

 

“A la agudeza política de una mirada que detecta los mecanismos de exclusión e injusticia en las situaciones más banales del cotidiano, corresponde la mirada generosa de la escritora sobre los otros, los vulnerables, miserables de los tiempos modernos, los transeúntes de la ciudad, entre los cuales se funde. Así, Annie Ernaux plantea la fórmula literaria de un nuevo humanismo crítico”.

Bruno Blanckeman, “Radiografía del libro”.

 cerg10040

“Transcribir algún día lo que dicen los carteles pegados en las paredes de muchas estaciones de subte, los slogans. Para precisar con exactitud la realidad imaginaria, los miedos y los deseos del momento. Los signos de la historia presente que la memoria no retiene –o los juzga poco dignos como para ser retenidos-.”


cerg20113

“Es afuera, entonces, en los pasajeros del subte o del RER, la gente que toma las escaleras mecánicas de las Galerías Lafayette y del hipermercado Auchan, donde se deposita mi existencia pasada. En individuos anónimos que no sospechan que conservan una parte de mi historia, en rostros y cuerpos que nunca más vuelvo a ver. Acaso yo misma, en las calles y los comercios, inmersa en la multitud, llevo en mí la vida de los otros.”

cergy0010

“Busqué practicar una especie de escritura fotográfica de la realidad donde las existencias que había cruzado pudieran conservar toda su opacidad y enigma.”

cerg10020

 “Pasado mañana la estación de tren de Saint-Lazare dejará de ser para mí, para los habitantes de la Ciudad Nueva, la puerta de entrada a París. Llegaremos en el RER a las estaciones subterráneas de Charles-de-Gaulle, Auber, Les Halles, etc. Esta mañana observaba el vestíbulo de la estación Saint-Lazare, el techo de vidrio, los pájaros que lo surcan. Nueve años de mi vida van a concluir por un cambio en el recorrido Cergy-París, habrá el tiempo del tren Cergy-Saint Lazare y el tiempo del RER A.”

cerg10031